Organigrama de una central de franquicias

Una central de franquicias, como cualquier otra empresa, necesita una estructura de personal que permita cumplir sus objetivos con el menor coste posible.

Escucha el Podcast de esta noticia

A la hora de empezar a franquiciar, por norma general, las empresas embrión de estas centrales no disponen de una estructura que pueda dar soporte a la futura red de franquicias. Es necesario desarrollarla desde cero, arrancando sólo con los recursos propios de la empresa franquiciadora. Es decir, que el personal propio asumirá las responsabilidades vinculadas a la central de franquicias.

El éxito (en cuanto a organización se refiere) de una central de franquicias es que sea capaz de redimensionar a la misma velocidad que lo vaya haciendo su red de franquicias para no incurrir en costes innecesarios, pero poder seguir prestando el soporte que las franquicias necesitan.

Sobre el papel es sencillo de explicar, pero la realidad es mucho más compleja. ¿En qué momento contrato un responsable de franquicias? ¿Me interesa tener un departamento de marketing propio o subcontratarlo? ¿Cuántas franquicias tengo que tener para contratar un coordinador de franquicias?

La central de franquicias

Cuando un inversor decide emprender bajo el paraguas de una franquicia éste espera que la central le suministre los productos y servicios necesarios para alcanzar el éxito y, dentro de los servicios que le debe prestar una central encontramos tales como:

  • Asesoramiento comercial
  • Soporte técnico
  • Marketing de marca y local
  • Software de gestión y control
  • Informes de desempeño de la actividad

Además, en el caso de las empresas de restauración y retail, el inversor cuenta con que la central tiene también capacidad de producción y distribución de productos para la venta al cliente final.

La central de franquicias cobrará al franquiciado un royalty mensual (puro o incluido en el margen comercial) a cambio de prestar estos productos y servicios. El organigrama central debe ser capaz de atender esta demanda.

 

Organigrama de la central de franquicias

Una central de franquicias debe tener la estructura tradicional de una empresa pero además departamentos extras enfocados en dos líneas:

  • Dar soporte al franquiciado
  • Hacer crecer la red de franquicias

En esta línea hablamos de que una central de franquicias debe tener diferentes departamentos como por ejemplo:

  • Expansión: este departamento se encargará de la captación de nuevos candidatos para la apertura de franquicias y su seguimiento hasta la apertura del nuevo centro; búsqueda de locales, negociación de rentas, coordinación con equipos de reformas, etc.
  • Administración: departamento encargado de coordinar con los franquiciados todo lo referente al “día a día” de la empresa; recursos humanos, contabilidad, licencias, etc.
  • Operaciones: más enfocado en aportar soluciones concretas a los franquiciados como seguimiento de KPIs, sugerencias de mejora, control del producto y servicio, etc.
  • Compras: responsable de la negociación con proveedores, gestión de la logística, análisis de competencia, financiación, etc.
  • Marketing: para coordinar todo lo relacionado con la imagen de marca, publicidad, redes sociales, PLV, etc.
  • I+D+I: departamento orientado a mejorar los procesos y productos finales que se suministrarán al franquiciado.

Por norma general, el departamento de expansión dependerá directamente de la dirección de la central y el resto de departamentos se coordinarán con éste para dar soporte a los nuevos franquiciados que vayan incorporándose a la red.

En una fase 0 o de arranque, es habitual encontrar un departamento de “atención al franquiciado” que sirve para dar soporte general a los franquiciado en cualquiera de los aspectos de su relación con la central.

Un organigrama básico podría ser algo similar a este:

Organigrama específico de central de franquicias

Esta estructura de empresa no implica que, cuando se arranca con un crecimiento en franquicia, haya que crear todos estos departamentos y contratar a un responsable para cada una de las áreas de la central. No obstante, sí hay que definir las funciones de cada uno de ellos y nombrar un responsable.

Según vaya creciendo la red deberemos ir delegando funciones en nuevo personal contratado. Por ejemplo el departamento de Operaciones dependerá directamente de la dirección general y se irá metiendo personal (area manager, responsable de zona, director de expansión, auxiliares de apoyo, coordinador de franquicias) según la necesidad puntual de cada momento de la expansión.

En definitiva, una central de franquicias, como cualquier otra empresa, debe ser rentable por sí sola, por lo que debe adecuar su nivel de gastos a su nivel de ingresos. Si crecemos demasiado rápido y no damos soporte a nuestros franquiciados la estructura se caerá, moriremos de éxito. Pero si por el contrario tenemos un organigrama demasiado grande, los gastos de personal consumirán todos los recursos de la central y morirá por pérdidas insostenibles.

Para poder adecuar el tamaño de la central a la realidad de la empresa es necesario controlar el crecimiento de la red. Para esta labor es importante contar con el apoyo de una consultora de franquicias experta en este sector.

En Consulta Franquicias llevamos más de 15 años asesorando a empresas que comienzan su andadura en este sector, si podemos ayudarte en este proceso de crecimiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

Juan Gutiérrez Moreno
Consulta Franquicias
info@consultafranquicias.es
+34 91 351 82 19

 

Post by AdminConsulta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.