Cuando nos planteamos abrir una franquicia, inevitablemente nos surgen las dudas: y si la franquicia me va mal… ¿qué hago? ¿Me voy a arruinar para toda la vida? ¿Podré remontar la situación? ¿Tendré una salida digna a mi emprendimiento y recuperar parte de la inversión?

16 de agosto de 2019

0